wp_list_categories parámetro exclude cambia en WordPress 4.4

En la versión 4.4 de WordPress deja de funcionar
exclude='11, 14, 15, 16, 17'
pasado como string, ahora hay que enviarlo como array.

Ej.:

Se acabó la época del blog masivo

Disponemos de un abanico de medios de comunicación gracias a que las tecnologías van avanzando cual si fueran modas.

Hace muchos años la radio reinó.
Cuando vino la TV pensamos que la radio se acabaría, y no fue así; las tecnologías persisten (aunque no estén tan de moda), van apareciendo nuevas y agregándose a las existentes. Algunas pocas caen en el desuso, como el fax.

En el momento del blog, hubo un atropellamiento humano de gente tipeando, y el envión ya pasó. Se nota mucho.
No estará mal. Quizá así queden los más interesados en el medio. O los que puedan proveerse de personal competente capaz de generar contenido original y valioso.
Pero el “entusiasta particular”, el blogger como se conoció en sus inicios allá por el 2000 +/-, fue.

Ahora mucha gente está distraída con Facebook y Twitter, donde todo es ya y todo es efímero. La persistencia del blog servirá sólo a quien busque ESO, persistencia por sobre el impacto efervescente masivo de la red social.

Diferencia entre sitio y página web

En mi post anterior hablaba de cosas 2.0 -que me parece un término la mar de ridículo, propio de vende-buzones web y ahora totalmente entregado a las patotas de la masa rumeante gracias a la publicidad de la televisión- y no terminé de dejar claro un concepto fundamental que considero merece la molestia de un nuevo post que lo abarque.

El común de mis compatriotas se refiere a cualquier cosa web con hachetetepé como página.

«Dame la página.»

«Pasame la dirección de la página.»

Esta referencia sería correcta sólo en el caso en que el sitio web constara de una sóla página HTML; y ni aún así, pues en realidad sería un sitio que tiene una sola página. Un sitio contiene una o varias páginas, una página sola en Internet no existe: debe colgar de algún lugar: el sitio.

Sitios varios

Entonces, para expresarlo con propiedad, cada vez que nos referenciamos a alguna cosa http:// o https:// o similar, estaremos hablando de un sitio.

Caso http://pepito.ar

Y en caso de referirnos a una página interna del sitio, ahí sí estaremos hablando de una página, de una página del sitio.

Caso http://pepito.ar/historia/napoleon/
o http://pepito.ar/historia/napoleon.html

¿Vos hacés páginas web?

Eso es lo que suele preguntarme el común de los mortales. Porque soy un tipo re-web, destilo esa onda. 🙂

Algunos, un poco más interiorizados en terminologías tecnológicas:
– ¿Vos hacés sitios web? –
(lo que sería un poco más exacto).

Página web me suena muy a “web 1.0”, de 1998, una página con banners saltones de publicidad totalmente alejados de cualquier concepto estético y esos graciosos y ridículos GIFs animados que utilizamos todos. Era eso, una “página”. En el mejor de los casos eran hasta cinco páginas atadas con un índice poco atractivo, y ya. De sobriedad o buen gusto, ni rastros.

Actualmente el concepto de sitio web de los útimos años a esta parte pretende lograr un esqueleto bien pensado para poder ordenar el contenido que vamos a colocarle. Y ahora, que se puede, con audio y video sin que todo se paralize o quede feo. Todo un lujo.

Estamos en una buena época web en el sentido tecnológico. Mucho JavaScript evolucionado en herramientas realmente útiles, la gloria de jQuery -creo que el más emblemático de los frameworks JS que con sus plugins (agregados) permite resolver una parva de cosas del lado del cliente (= del navegador) e incluso brindarnos efectos gloriosos para el manipuleo de texto, imágenes y componentes de formularios que hacen de la experiencia del usuario algo mucho más placentero.

Lo único que me patea de toda esta vorágine de tecnología aplicada a inventar cualquier cosa vendible y atractiva al cibernauta -lógico- es que la llamen “web 2.0“: la era de la red social enredada hasta en la sopa. Convivo con esa terminología y con gente que trabaja exclusivamente de vender presencia web no solo en un sitio institucional que quizás visitarían pocos, sino también en Facebook y Twitter, estar en Internet ahora nos lleva a usar la nueva fatídica palabra de moda que es “viral“.

Esquema humano 'viral'. Difusión publicitaria boca a boca, gratuita para el anunciante.

Viral significa que una “cosa” vendible sea tan buena, esté tan bien presentada, el servicio y la atención al cliente haya sido tan esmerado que el mismo cliente recomiende a sus amigos y conocidos la “cosa”. Es decir, que la propagación de la publicidad sea automática, sin gasto extra para los que desean promocionar, y con la mejor tasa de conversión posible, porque es claro que la recomendación de un conocido es lo que mejor funciona en el mundo. La propaganda en TV es dificilísimo que nos venda algo, excepto que seamos conumidores de Tinelli y sucedáneos.

Quiero rematar diciendo que de la web 2.0 dichosa todo lo que me molesta es el término (“¿2.0?“) y no el rumbo, el rumbo es lógico natural que tomó la web…
Y del marketing viral, aunque me pudra y me canse de escuchar de sus logros, no tengo nada feo que decir, pues es notorio que se trata de la mejor publicidad.

Volviendo al tema, que me fui un poco por las ramas: yo hago sitios web. Que me parezcan piolas en su diseño estructural para el amigo Google (WordPress 95%, digamos) y posicionamiento orgánico bien logrado con trabajo de un año. Nada viral, seguramente porque no vivo de esto. 😎

Comunicar para convencer: aspectos fundamentales en la venta de servicios

“El principal obstáculo para la comunicación es la ilusión de haberla conseguido” (Bernard Saw).

Siempre me ha fascinado el mundo de la comunicación y la capacidad del ser humano para entender y ser comprendido. Defino comunicar como trasmitir un mensaje de un emisor a un receptor mediante la utilización de un código conocido por ambos y con un objetivo determinado.

La comunicación juega un papel importantísimo en nuestras vidas, en ocasiones condiciona la percepción que los demás tienen de nosotros y de ella depende nuestra capacidad para convencer. Se trata de un elemento de vital importancia tanto en el interior de la empresa como en relaciones externas con los grupos de interés (interesados) que rodean el negocio.

¿De qué depende nuestra capacidad para convencer?

En 1981 el profesor de la Universidad de California Albert Mehrabian, experto en comunicación interpersonal, tras un estudio llegó a la conclusión de que la capacidad de influencia en la comunicación procede de 3 elementos. Lo que denominó las tres “V” de la comunicación: Lo Verbal (Lo que decimos), lo vocal (Como lo decimos) y lo Visual (Los gestos).

Publicó sus hallazgos en el libro “Silent Messages” (Mensajes Silenciosos) y los resultados fueron los siguientes:

  • Los gestos y el lenguaje del cuerpo representan el 55% de la comunicación. Expresan actitudes y debemos prestar atención a nuestra postura, los gestos de la cara y manos, la mirada, ademanes…
  • El tono de nuestra voz influye en un 38% y puede trasmitir entusiasmo, enojo, sumisión, autoridad, seguridad…
  • Las palabras SÓLO representan el 7% de la comunicación.

Por tanto, a pesar de que cuando hablamos prestamos especial atención a las palabras que decimos, el verdadero significado de las mismas proviene de nuestro lenguaje silencioso (No verbal).

En la mayoría de las ocasiones cuando comunicamos nos centramos en lo verbal, como si se tratara de la esencia de la comunicación y como hemos visto, según el estudio del Profesor Mehrabian representa sólo una pequeña parte. Continue reading

¿Cuánto tengo que invertir para construir un sitio web?

Excelente concepto sintético: ¿Cuánto tengo que invertir para construir un sitio web? escrito por Carlos Andrés Gallego en Business Opportunities Weblog en Español.

Es impresionante la cantidad de sitios web comerciales que hoy existen en Internet y que no están preparados para obtener ventas.

Es que, en primer lugar, usted como administrador de su sitio web DEBERÁ estar PREPARADO para tal emprendimiento. Usted jamás podría preparar algo si antes usted mismo no está preparado.

En este artículo queremos explicarle cómo deberá usted prepararse para poder construir un sitio web exitoso.

Pero antes de continuar queremos dejar muy claro lo siguiente. Si usted piensa hacer dinero con su sitio web está en lo correcto. Es algo normal y que muchos lo están obteniendo y, por supuesto, viviendo exclusivamente de ello.

Pero para que esto acontezca tuvieron que invertir en el sitio web. Muchos emprendedores quieren iniciar negocios en Internet pero no están dispuestos a invertir siquiera en un nombre de dominio, que cuesta apenas USD 9.95.

Esto parece increíble, pero es algo que lo vemos reiteradas veces.

Ahora yo quiero hacerle una pregunta: ¿Inicia usted un negocio off-line (fuera de internet) sin invertir ni un solo dólar?

¡Seguramente no! Pues en Internet se hace muy difícil, yo diría casi imposible, iniciar un negocio rentable sin invertir nada. Usted debe tener claro que no estará creando un sitio web personal, sino un verdadero negocio o, en otros casos, un complemento para su actual negocio.

Es de prever entonces que una inversión mínima se hace imprescindible.

Tenga esto muy claro entonces antes de iniciar el diseño de su sitio web. Y queremos darle una pequeña recomendación: no gaste fortunas en el diseño gráfico de su sitio web; pero invierta en la optimización del mismo, ya sea con herramientas o con presentaciones de ventas que hagan de su sitio web una verdadera máquina de obtener ventas.

En conclusión; yo le diría que para ganar en Internet hay que invertir tiempo y dinero, también le reitero que el éxito es una Decisión.

Autor: Carlos Andrés Gallego.

En comunicación: lo menos es más

En comunicación, lo menos es MÁS.
La mejor manera de conquistar la mente del cliente o de posibles clientes es con un mensaje súper sencillo.

Hay que desechar las ambigüedades, simplificar el mensaje… y luego simplificarlo aún más si se desea causar una impresión duradera.

Es un asunto de selección. Tiene que elegir el material que tiene más oportunidad de abrirse camino.

Al Ries y Jack Trout (autores del libro Marketing Lateral).

Sitios en Internet: publicidad no invasiva para sus clientes

Una de las principales ventajas de los sitios en Internet respecto a otras viejas formas publicitarias consiste en que el cliente (o potencial cliente) puede pasearse a gusto, y en sus propios tiempos, por el abanico de información que la empresa quiere mostrar. Se logra así el deseo del cliente (curiosidad) y se evita lo malo de la publicidad que ya no vende nada a nadie: la invasión.

La gente está harta de ser atormentada por publicidades “a presión” a través de todos los medios: televisivos, radiales, afiches, banners y propagandas clickeables incrustadas en las páginas web. Tenemos el ojo y la mente entrenadas para no demorar más de uno o dos segundos en algo que no nos interesa. La lluvia publicitaria irrita, y cuando invade sistemáticamente la privacidad logra el efecto contrario al que pretendía: enfurece al potencial cliente en lugar de captarlo.

Dentro de la gama de posibilidades a la hora de desarrollar un website surge la estructura del weblog como una opción moderna, simple, económica y seguramente la más práctica de todas.

Los sistemas de weblog más polulares están desarrollados y soportados por tanta gente a lo ancho y largo del mundo que constituyen, hoy por hoy, la herramienta más estable, rápida y segura para presentar su empresa en la web.

Iniciar un sitio utilizando un sistema de weblog consiste, por lo general, en instalar la herramienta (casi todas ellas, las mejores, de código abierto y habilitadas para su uso comercial) y elegir algún aspecto (template o theme) prediseñado de entre los cientos de esqueletos posibles; ahorrado de esta manera no solo en el gigantesco costo inicial de programación, sino también en el diseño.

Normalmente, todo lo que requieren estos sistemas es que el servidor en donde se alojen (webserver o hosting) soporte el lenguaje de script PHP y la base de datos MySQL.

En el tiempo en que haríamos un sitio de páginas “fijas” (por el cual el cliente deberá recurrir constantemente a sus proveedores de servicio para cualquier modificación), con un weblog ya tendremos estandarizado todo el diseño y podremos usar la estructura de páginas fijas del mismo permitiendo que sea el cliente quien directamente se ocupe del contenido. Si bien la experiencia nos muestra que las empresas suelen dejar de lado el uso concreto de publicación cronológica característica del sistema de weblogs, esto no indica que no estimen, y en mucho, la posibilidad de editar su propio contenido, como por ejemplo las listas de precios y productos.

Con los weblogs ganamos todos. Gana el cliente, ya que el costo base del desarrollo y diseño del sitio disminuye mientras que el nivel de seguridad aumenta (la ventaja de que lo utilicen muchas personas en el mundo); gana el desarrollador del sitio, quien ya tiene resueltos y estandarizados un sinnúmero de items de los que de otro modo debería ocuparse uno por uno, cada vez, desde cero. Así, los costos iniciales se decrementan drásticamente y la calidad del producto es superior. Todos contentos.

Autor: Carlos Augusto Jaacks
Corrección de redacción: María Concepción Lenna
RRweblogs – desarrollo y alojamiento de sitios

Usted puede utilizar este artículo completo para cualquier propósito siempre y cuando respete mi autoría, no lo modifique, y efectúe el enlace correspondiente a rrweblogs.com.ar.

¿Por qué los Clientes vuelven?

Leyendo el blog del colombiano Juan Fernando Zuluaga encontré este corto y buen post: La lealtad no es una característica que habla de la lealtad y fidelización de un Cliente.

La lealtad de un cliente es realmente una respuesta a lo que hacemos por el.

Esta es una de las perlas que encontré en Why Customers Come Back, de Manzie R. Lawfer.

Mis cinco centavos:

  • Es vital buscar patrones en las conductas de nuestros clientes. Los clientes leales siempre son predecibles. Cualquier esfuerzo centrado en encontrar sus patrones de compra será bien recompensado.
  • Ya sabemos que cuesta mucho más traer un nuevo cliente que consentir a uno leal. Si hoy gastamos un dólar en lograr un nuevo cliente, ¿por qué no gastar cincuenta centavos en fidelizar a los viejos clientes?
  • Un cliente fiel es más fácil de educar en nuestros servicios y productos.
  • La credibilidad de una buena referencia no tiene comparación frente a cualquier estrategia de marketing. Una buena referencia debería ser el objetivo de cualquier plan de fidelización.
  • No se trata de decirle al cliente cómo ser fiel. Se trata de crear un comportamiento, de generar una respuesta emotiva frente a la marca.