Se acabó la época del blog masivo

Disponemos de un abanico de medios de comunicación gracias a que las tecnologías van avanzando cual si fueran modas.

Hace muchos años la radio reinó.
Cuando vino la TV pensamos que la radio se acabaría, y no fue así; las tecnologías persisten (aunque no estén tan de moda), van apareciendo nuevas y agregándose a las existentes. Algunas pocas caen en el desuso, como el fax.

En el momento del blog, hubo un atropellamiento humano de gente tipeando, y el envión ya pasó. Se nota mucho.
No estará mal. Quizá así queden los más interesados en el medio. O los que puedan proveerse de personal competente capaz de generar contenido original y valioso.
Pero el “entusiasta particular”, el blogger como se conoció en sus inicios allá por el 2000 +/-, fue.

Ahora mucha gente está distraída con Facebook y Twitter, donde todo es ya y todo es efímero. La persistencia del blog servirá sólo a quien busque ESO, persistencia por sobre el impacto efervescente masivo de la red social.